Live is short,eat dessert first! ( Viure és curt,menja les postres primer!)

dilluns, 9 de maig de 2011

la Gran Gala

la Gran Gala



"El millor somni és aquell que no té títol"



Algú la va dir aquesta frase. No sé qui ara mateix...


Fa uns dies parlant amb un amic psiquiatre li vaig preguntar fins a quin punt és necessari i no patològic abstreure's de la realitat mitjançant la imaginació i la fantasia, en la vida quotidiana s'entén. Em va mirar fixament i em va contestar que hauria de ser per prescripció facultativa l'evadir-se i desconnectar i del tot necessari per a la salut física i mental...



Em vaig quedar tranquil.la perquè considero que si perdem la capacitat per imaginar i fantasejar perdem la possibilitat d'anar creant, d'anar descobrint i d'alguna manera d'anar reinventant la realitat. Un divertimento com un altre però que ens manté desperts a la vida i la vida és vida quan som capaços d'interpretar els somnis encara que sigui a la nostra manera...




Avui és una nit especial. D'agraïments, de companyerisme virtual i visual, d'afectes, de somriures i de finals.



Avui és la nit del PASEANTE. La gran gala per agrair-li el nostre reconeixement i la nostra amistat i per la delicadessa de les seves paraules a mitjanit quan ens pot més el cansament que les ganes però matenim els ulls oberts per llegir els seus posts abans d'acomiadar-nos de tot allò real i submergir-nos en el món dels somnis. GRÀCIES PASEANTE!
Gràcies Robertinhos per acompanyar-me...



Gràcies Rateta ( t'ho has ben currat) :)




CRÓNICA FINAL DE LA GALA DE UNOS ÓSCARS EXCEPCIONALES Y MUY ESPECIALES



El escenario se ha quedado totalmente oscuro. Las largas cortinas de terciopelo, de un color verde pistacho han caído lentamente y reposan a ras del suelo de caoba. El público ha empezado a levantarse y debate, alegre, la entrega de premios. Hay división de opiniones. “Lástima que … no saliera premiada”, se oye decir a unos… “Yo hubiera votado a …” dicen otros”. De repente, sin apenas tiempo para que nadie haya salido de la sala, varias personas que todavía permanecían en sus asientos, emiten un “Ohhhh!” de sorpresa. Se vuelven a encender los focos. El público sorprendido dirige sus miradas al escenario. Algunos, se vuelven a sentar en sus butacas azul cobalto, esperando una suerte de remake del espectáculo.



Desde detrás de las cortinas han aparecido, cada uno por un lado, la encantadora MK y el pachanga del Veí de dalt. Ella va vestida a lo Lara Croft. Él es casi una calcomanía esperpéntica de Indiana Jones; con un salchichón mustio en la mano. “Veí, te dije que cogieras un látigo…”. “Dijiste un fuet…, quién iba a pensar que te referías al de dar azotes…?




MK coge con firmeza el micrófono:




—Ejem..., ha sido una noche larga, llena de sorpresas y de momentos muy emocionantes... Pero no podemos irnos sin darle a nuestro querido Paseante un caluroso aplauso que tanto se merece por la organización de esta maravillosa gala de los Óscars de Blogville



El público empieza a aplaudir alegremente. Los aplausos van subiendo de tono Des del fondo de la sala se empiezan a vociferar su nombre dando sentidas palmadas, silbidos y algún aullido ronco. Sin embargo, el Paseante no aparece ni paseando ni arrastrando sus gastadas zapatillas por ningún lado.



MK vuelve a insistir, esta vez con un tono de voz más enfático:



—Paseante, por favor, te rogamos subas al escenario con nosotros. ¡Mira que ya se está haciendo tarde y el Veí empieza a tener hambre!



— ¿A qué tipo de hambre te refieres, preciosa?



—A las dos, cariño. A parte de la habitual, sé que es la hora de tus potitos de verduras Bledine.



El público continúa aplaudiendo, pero ni rastro del protagonista.



Una voz femenina en off¸ requiere, así mismo, la presencia al escenario del Paseante. Nada de nada. Ni rastro.




El Veí de dalt, para despistar la atención, coge el micro y espeta al público:



­—Quizás esté en el lavabo... Alguien debería ir allí…




Dos miembros de seguridad van a mirar en los lavabos. A los cinco minutos vuelven negando con la cabeza



—Nada.



—¿Habéis mirado en el de mujeres? —añade el Veí, intentando dar al traste con todo el séquito de admiradoras e intentar demostrar lo que él siempre había sospechado: que el Paseante era un travestí.



—Ni en el servicio de caballeros ni en el de damas.



De pronto suena un teléfono. “Es mi smartphone”, dice MK. Se le oye hablar muy cariñosamente con alguien que parece poder dar alguna pista sobre su paradero. MK coge, discretamente, de la mano al Veí de dalt y se van tras las cortinas.



Mientras, el público ya se da por resignada y vuelve, por segunda vez, a desfilar por los pasillos del teatro. De pronto aparece MK con un nuevo y glamuroso vestido plateado (¿cómo puede esta mujer cambiarse de prendas tan rápidamente y que, además, todas se le ciñen perfectamente al cuerpo?) que deja a las mujeres sin respiración y a los hombres bombeando sangre a la entrepierna.



En ese mismo instante empieza a sonar la Banda Sonora Original de "Misión imposible". El público cuchichea entre sí, algunos con expresión divertida, otros con expresión preocupante y, algunos, impacientes, pero discretos. El Veí vuelve dirigiéndose al público les da la buena nueva:



— ¡Ahora sí! Tenemos el gusto de comunicarles que el Paseante ha sido localizado, en...— y sin dejar que acabe la frase, el público le interrumpe, y aplauden todos a la vez, levantados y vitoreando su nombre “¡Paseante, Paseante!”.



Acto seguido surgen de la concha, ahí donde se esconden los apuntadores, los dos niños que, a la par, son presentados como los sobrinitos del bien hallado protagonista, asidos de las manos de éste y MK detrás, en segundo plano. Entonces, MK y el Veí de dalt hacen un aparte y dejan al Paseante con sus sobrinos a cada lado, asidos de sus manos, en medio del escenario. El público estalla en renovados aplausos y vítores. Tierna escena.




La voz en off se hace oír por todo el teatro: “¡Shhhhhhhhh, silencio! Parece que nuestro querido protagonista va a tomar la palabra...”



— ¡Ejem! Ehhhh, yo...., err, yo..., mmmm, err...



—Va, tío, no te cortes, porfissss— le interrumpe el pequeño Hayden, el que va vestido de color vainilla y le conoce sus arrebatos de timidez.




El faraoncito Nil añade:




¡Jopetas, tío, habla..., yaaaaa, que quiero irme a jugar....



Tío, que esto es más fácil que besar a una chica, vengaaa...—, añade el pequeño Hayden.




El Paseante se arma de valor, se aclara la voz y dice con voz algo temblorosa, pero muy feliz y sorprendido:



—Ejem... Muchas gracias, ehhh, es un honor inmerecido... Errrrr, por primera vez no tengo palabras para agradecer tanto cariño y reconocimiento, errrr, insisto..., inmerecido.



Y se puede ver cómo se le resbalan unas lágrimas por sus mejillas. Está felizmente emocionado, se quita las gafas de plexiglás durante unos segundos y se seca con sus dedos índice y corazón algunas de las lágrimas derramadas.







—Yo, es que soy un tímido y romántico empedernido... Errr... Os voy a desvelar un secreto. Menos mal que hoy es domingo y no martes, ni tampoco va a correr la sangre... Ejem, todo el rato he estado escondido ahí debajo (señala el sitio donde se pone el apuntador, en la concha), en un baúl lleno de telas preciosas de Damasco, estaba muy cómodo entre las bellísimas vestimentas de esta ópera prima... Desde una rendija podía oír cómo me estabais buscando... Me daba risa, porque el miedo produce risa, y es que ya os he dicho..., errrr, soy muy tímido...







Otra ovación irrumpe su improvisado y encantador discurso...







— Hace unos cuatro años que salí al mundo. Bueno, ejem, es evidente que tengo unos cuantos más, ya lo veis (risas encubiertas); quiero decir que hace unos cuatro años aparecí en la escena virtual, en el mundo de los blogs. Hasta entonces sólo miraba el mundo al lado del señor gris… (al evocarlo, se le entrecorta la voz), paseando con él por el Turó Park o por el país de la niebla…; ejem; …pero mi verdadero país sois todas vosotras, bueno, vosotras y vosotros…ejem..; quiero decir, que me hacéis vivir en las historias que os cuento y en los comentarios que me dejáis. ¿Qué sería El Paseante sin vuestro cariño? Un cojo en medio de un país yermo… Un ciego en un país de ignorantes… Un anacoreta en una columna del desierto… Hmmm: … Soy feliz. Sí. Aunque os parezca lo contrario o que no sepa expresarlo con palabra claras. ¿Sabéis? Cuando paseo por los rincones de mi Turó Park siempre pienso en alguno de vosotras…Bueno, de vosotras y vosotros. De alguna manera u otra, leeros alimenta mi espíritu y las ganas de superarme. Sois fantásticas y fantásticos. No cambiéis. Nunca. Porque en mis posts siempre hay algo vuestro que os pertenece; que os quito de vuestra esencia y que intento devolvéroslo con mi mayor energía. Perdonadme si no os alcanzo. Mis paseos solitarios o en compañía son mi mejor medicina. Ojalá no se acaben nunca…



El público rompe a aplaudir. Las chicas chillan. Algunas lloran. Aunque lo intente ocultar, al Veí también le cae una lágrima que pasa raudo a enjugar con la palma de la mano: “Estos focos que deslumbran…”, dice a MK. Pero ella ya no lo oye. Ya nadie oye nada. Hay un fervor casi místico en la sala. ¿Quizás la avenencia de un nueva religión? Va cayendo el telón. El Paseante recoge una rosa del suelo. La huele. La besa. Y se la lleva al corazón con las dos manos. La ofrece al público. Ruge la marabunta. La lanza al vuelo. La platea es un grito unánime: “¡Paseante, Paseante!”. Todos los ganadores de un oscar los muestran en alto señalándolo a él. Como si se lo devolvieran. Sus sobrinos lo cogen de la mano y lo llevan hacia dentro. Cae el telón. Y los aplausos siguen durante quince largos minutos.



MK sólo logra balbucear: “Irrepetible. Inolvidable”. El Veí responde: “Cierto: nunca olvidaré tu escote”.






Joana abans del Vernissage




Joana després de la dutxa, maquillatge, estilista, etc......trepitjant l'alfombra roja




L'Òscar amplia la crònica des del Washington post, enviat especial.




Una abraçada , moltes gràcies i bona nit a tothom!

8 comentaris:

Barbollaire ha dit...

doncs, a mi em perdonaràs, però... suposo que no t'han cobrat per les fotos, perquè no et fan justícia ni de lluny...

bé de molt, molt, molt, molt, molt lluny... tampoc!

Felicitats per l'òscar!!
Merescut merescut!!!

Petó dolç :¬)*

El veí de dalt ha dit...

"La nit del Paseante" Juàs! Axò em recorda aquella peli: "La noche del cazador"...
Però diguem que sí: que un bany de multituds -virtual- no fa mai mal, ans al contrari. Segur que el tanoca ni s'ha adonat encara..

Amber ha dit...

Ha sigut tot un plaer coeixer aquesta casa teva virtual, de la mà virtual d'en Paseante. El seu gust és refinat i sap escullis bé.

Moltíssssimes felicitats, Joana!!!!

La gala ens ha quedat súper xula, no queda bé dir-ho, però és així, no? Treballar en equip en un tema tan maco i divertit és la millor de les creacions... Estic d'acord amb el que dius de la creativitat i els somnis. A més, a casa nostra, tenim el magnífic exemple de l'Ana Mª. Matute quan la "nena-gran" parla de la creativitat que escriure representa...

Saps? Ja fa dies que et llegeixo, i m'agrada molt, sóls que quan vinc ho faig de puntetes, ja no em queda gaire temps per comentar en blogs, però si llegir-los... No és fàcil quan tens unes opos a la judicatura, la feina a una Fundació, un projecte de cine documental, la continuació de l'escriptura d'una novel·la i intentar viure la vida, de la millor i més virtuosa manera possible... :)

Perdó per haver-te deixa't un comentari tan llarg, però es que en venía molt de gust.

CONGRATS, Sweet Joana,

Àmber

òscar ha dit...

Doncs aquesta reinvenció de la realitat, simpatiquíssima Joana, és d'aquelles que ens donarà salut física i mental per setmanes i setmanes. Vamos ... jo en un tres i no res m'he reconvertit en un dandy d'immaculat blanc que fa cròniques de societat pel Washington Post :)

No saps l'alegria que em fa pel Paseante, de veritat!!!

lolita lagarto ha dit...

felicitats per la iniciativa, els espectadors de la gala també ens ho hem passat d'allò més bé..
ara ho tinc clar.. el que em falta és anar a l'estilista...com no me n'havia adonat!:)

Pais secret ha dit...

Joana, m´ha agradat molt la teva introducció.En els temps que estem provocar somriures i satisfacció als que t´envolten, ni que sigui virtualment, no te preu.
El vestit Valentino ni pintat per tu, aquest aire Hilda t´escau d´allò més. Guapíssima.
El que no m´ha quedat tan clar veient la foto d´abans del vernissage és si a més de guanyadora de l´Òscar també eres l´encarregada del càtering . El pernil era boníssim ;-)

el paseante ha dit...

Gràcies a tu Joana. La veritat és que vaig començar això dels óscars com un petit divertimento, amb una mica de vergonya per si us semblava una idea infantil. I ara estic bocabadat de veure com la bola de neu s'ha fet així de grossa. Sou una gent encantadora.

Montse ha dit...

uix, y yo con estos pelos! Com la lolita lagarto, hauré de buscar-me un bon estilista!

Felicitats, guapíssima!!!!!